Un recorrido por la historia de la EPOC

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) es una enfermedad respiratoria que se produce por la inflamación de los pulmones. Se trata de una patología muy frecuente que en España afecta a 1 de cada 10 personas de edad comprendida entre los 40 y los 80 años, y algunas de ellas ni siquiera son conscientes de su patología, siendo el diagnóstico precoz uno de los principales retos a los que se enfrenta. En la actualidad, 2,9 millones de personas en España viven con EPOC y es la cuarta causa específica de mortalidad en nuestro país, por delante del cáncer de pulmón. Para el año 2030, la Organización Mundial de la Salud estima que será la tercera causa de muerte en el mundo.

“2,9 millones de personas en España viven con EPOC y se estima que para 2030 será la tercera causa de muerte en el mundo”

La historia de la EPOC se remonta a 1679, cuando aparecen las primeras referencias por parte de Theophile Bonet de “pulmones voluminosos”. Casi 100 años más tarde, en 1769, Giovanni Battista Morgagni describió 19 casos de pulmones hinchados y, en 1789, Matthew Baillie realizaba las primeras ilustraciones de pulmón enfisematoso. Sin embargo, los indicios de comprensión clínica de esta enfermedad no llegarían hasta 1814, cuando Charles Badham describió la bronquitis y bronquitis crónica como trastornos discapacitantes.

“La historia de la EPOC se remonta a 1679, cuando aparecen las primeras referencias por parte de Theophile Bonet de “pulmones voluminosos”

Pero el gran salto llegó con la creación del estetoscopio (o fonendoscopio) de la mano del patólogo René Laënec y del espirómetro (instrumento que mide y registra los volúmenes de aire inspirado y espirado y la capacidad pulmonar) por John Hutchinson. Estos dos instrumentos fueron una revolución en el diagnóstico de la EPOC, especialmente el espirómetro, que supuso un antes y un después en la evaluación de la función pulmonar. Su inventor, Hutchinson, era un médico británico con interés por la ingeniería mecánica que, además de crear el primer espirómetro neumático en 1844, introdujo dos conceptos de gran relevancia en este campo: la necesidad de contar con valores normales de volúmenes pulmonares para poder diagnosticar alteraciones y la detección precoz de esta patología respiratoria a través de la espirometría.

¿Te ahoga la EPOC?

Existen numerosos mitos y falsos tópicos sobre la EPOC y, aunque actualmente no existe una cura para esta enfermedad, es posible controlarla con un tratamiento adecuado y el apoyo necesario.

Algunas pautas que pueden contribuir a reducir los efectos de esta enfermedad son:

1. No fumar:

Las personas fumadoras tienen más riesgo de sufrir EPOC a lo largo de su vida, aproximadamente el 40-50% de los fumadores. Por eso, dejar de fumar es el mejor tratamiento y la decisión más importante que se debe tomar.

2. Tomar la medicación:

Resulta de vital importancia tomar la medicación siguiendo las instrucciones que te ha dado tu médico.

3. Visitar al médico:

Realizar revisiones periódicas con el médico para hacer un seguimiento y acudir si se detecta un empeoramiento de alguno de los síntomas.

4. Hacer ejercicio regularmente:

La práctica de ejercicio contribuye a elevar tus niveles de energía, mejorar tu fuerza muscular y reducir tus dificultades para respirar. Eso sí, debes consultar con tu médico cuál es el ejercicio más adecuado para ti.

5. Cuidar tu alimentación:

Es muy importante llevar una dieta sana y equilibrada, pues la obesidad limita la capacidad de realizar ejercicio. La dieta mediterránea es una gran aliada.

6. Protegerte del ambiente que respiras:

La exposición a la contaminación, el humo del tabaco u otros productos químicos, contribuyen a empeorar los síntomas de la EPOC.

 

Que la EPOC no te haga sentir como pez fuera del agua

En GSK estamos comprometidos con la investigación de las enfermedades pulmonares para ofrecer soluciones innovadoras que permitan mejorar la calidad de vida de sus pacientes. Pero nuestro compromiso va más allá, y es que queremos dar visibilidad a estas patologías respiratorias.

Por ello, hemos creado la campaña “Que la EPOC no le haga sentir como pez fuera del agua”, que tiene el objetivo de concienciar e informar sobre esta patología. Ponemos a vuestra disposición curiosidades, consejos y mucho más para que las personas que padecen EPOC tengan toda la ayuda que necesitan. Y tú, ¿te has sentido alguna vez como pez fuera del agua?

Tags relacionados

Volver arriba