¿Qué sabemos de la meningitis?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la meningitis meningocócica como una infección bacteriana grave de las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal. Esta patología es la forma más frecuente en la que se presenta la enfermedad meningocócica invasiva (EMI). Esta enfermedad tiene una incidencia baja en España. Según los últimos datos del Centro Nacional de Epidemiología (CNE) del Instituto de Salud Carlos III, la tasa de incidencia es de 0,58 casos por cada 100.000 habitantes. Sin embargo, la patología presenta la mayor incidencia en niños menores de un año.

Hoy abordamos la incidencia, sintomatología y diagnóstico de la meningitis con Walter Alfredo Goycochea Valdivia, pediatra del Servicio de Infectología, Reumatología e Inmunología Pediátrica del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla.

La enfermedad meningócica invasiva tiene una incidencia muy baja en España, por lo que se trata de una patología poco frecuente. ¿Cómo ha evolucionado la enfermedad durante los últimos años?

En los últimos años, la tasa de incidencia en España de enfermedad meningocócica invasiva (incluyendo la meningitis meningocócica y la sepsis meningocócica) se ha mantenido entre 0,5 y 0,6 casos por cada 100.000 habitantes con una tendencia al descenso. En Europa la incidencia es aproximadamente de 0.6 por cada 100.000 habitantes, superando algunos países la incidencia de 1 por cada 100.000 habitantes. En España, la enfermedad meningocócica se considera endémica, por lo que se espera la aparición de un determinado número de casos todos los años, sobre todo durante los meses de invierno. Sin embargo, no solo nos interesa la incidencia de la enfermedad, sino la virulencia, es decir, la capacidad de la bacteria de producir una afectación severa en el individuo. Esto es muy importante en la enfermedad meningocócica, dado que presenta una alta tasa de letalidad y una alta tasa de secuelas en los pacientes que sobreviven.

¿Los menores de un año son el grupo con mayor riesgo a contraerla?

Efectivamente. Los menores de un año son el principal grupo con la mayor incidencia de enfermedad. Para el desarrollo de la enfermedad meningocócica invasiva (EMI), son importantes las interacciones entre la inmunidad del paciente y la bacteria. Lo que ocurre generalmente es que, cuando la bacteria entra en contacto con el lactante, si no hay inmunidad frente a esta, el lactante tiene riesgo de contraer la EMI.

Sin embargo, conforme la persona va creciendo, se va desarrollando inmunidad hacia esa bacteria, ya sea por la colonización orofaríngea por el meningococo o por otras bacterias similares que comparten antígenos parecidos. Esto hace que el sistema de defensa las reconozca y la bacteria aprenda a evadir ese sistema de defensa, lo que permite mantener una situación estable que favorece la colonización. Pero si se rompe ese equilibrio, la bacteria puede invadir la mucosa faríngea hacia el torrente sanguíneo o las meninges produciendo la EMI.

Así pues, el segundo grupo en incidencia tras los menores de 1 año son los niños de 1-4 años, seguido por los adolescentes de entre 15 y 18 años, en los que la tasa de colonización es más alta porque el organismo aprende a convivir en cierta forma con la bacteria; pero debido a las conductas típicas en esta edad, se puede favorecer la transmisión de bacterias a personas que no presentan inmunidad. De este modo, esta tasa de colonización que en los menores de cinco años generalmente no alcanza el 5%, en el caso de los adolescentes llega a ser de un 25% en general.

“Actuar rápidamente e identificar la enfermedad a tiempo son dos puntos clave para hacer frente a la meningitis meningocócica y obtener una mayor tasa de éxito en la supervivencia del paciente. ”

Los profesionales sanitarios destacáis la dificultad del diagnóstico precoz...

Así es. Actuar rápidamente e identificar la enfermedad a tiempo son dos puntos clave para hacer frente a la meningitis meningocócica y obtener una mayor tasa de éxito en la supervivencia del paciente. Sin embargo, la enfermedad meningocócica invasiva (EMI), tanto en la sepsis meningocócica como en la meningitis meningocócica, es indistinguible durante las primeras horas de otras infecciones comunes en la infancia. En ambos casos, la dificultad del diagnóstico se produce a causa de la presencia de síntomas inespecíficos como la fiebre, la irritabilidad o el dolor de cabeza. Algunos signos diferenciales pueden ayudar en el diagnóstico; en el caso de la meningitis, debemos tener en cuenta los signos meníngeos como la rigidez de nuca, mientras que en la septicemia es importante identificar la presencia de petequias: pequeñas manchas rojas en la piel que no desaparecen con la vitro-presión. Sin embargo, la enfermedad puede progresar rápidamente sin el tratamiento adecuado.

Mirando hacia el futuro, ¿cuáles son los pronósticos de esta enfermedad y cómo puede influir la transformación digital en el diagnóstico de la meningitis?

Antes necesitábamos un cultivo que solía tardar entre 24-48 horas en crecer. Ahora disponemos de técnicas de diagnóstico molecular que nos pueden proporcionar un diagnóstico en 4-8 horas. Pese a ello, las dificultades para obtener un diagnóstico temprano y la rápida evolución de esta enfermedad complican el proceso para poder aplicar estas nuevas técnicas.

Tags relacionados

Volver arriba