¿Qué es la gastroenteritis por rotavirus?

¿Sabías que el rotavirus es un virus muy resistente que puede vivir en objetos durante varios días? A pesar de que se utilicen desinfectantes, es muy difícil prevenir la infección por rotavirus. Este patógeno causa gastroenteritis y los síntomas incluyen diarrea severa, vómitos, fiebre y deshidratación, que suelen durar entre tres y ocho días. La gastroenteritis por rotavirus es la principal causa de ingreso hospitalario por diarrea aguda. Prácticamente todos los niños han pasado al menos un episodio de gastroenteritis por este virus en los 5 primeros años de vida, sobre todo antes de los 2 años.

En los países subdesarrollados, una infección por rotavirus del serotipo A, responsable de la mayor parte de las infecciones intestinales a nivel mundial, puede ser mortal. Se estima que en los países en vías de desarrollo se infectan cada año 100 millones de niños por rotavirus y de 600.000 a 1 millón fallecen a causa de la gastroenteritis por este virus. En cambio, en los países desarrollados, las muertes por rotavirus se producen de forma muy esporádica, teniendo una mayor importancia las hospitalizaciones. En España, por ejemplo, se estima que el rotavirus es responsable del 14 al 30% de todos los casos de gastroenteritis, y una cuarta parte de ellos requieren hospitalización.

¿Cómo tratar la gastroenteritis aguda?

Cuando un niño sufre gastroenteritis aguda, lo más importante es prevenir la deshidratación. Se recomienda que beba muchos líquidos para reponer las pérdidas de líquidos y sales minerales producidas por la diarrea. Cuando la diarrea es abundante, especialmente en niños pequeños, es recomendable que beban soluciones de rehidratación oral (SRO), cuya composición consigue que se absorba mejor el agua y las sales minerales necesarias.

En estos casos, la alimentación durante estos días también es muy importante. En general, los alimentos apropiados para un niño con diarrea son los mismos que los que habría que dar a un niño sano, siempre y cuando el niño los tolere bien. Lo que hay que evitar son las bebidas y alimentos azucarados o muy grasos. Es importante que el niño coma cada tres o cuatro horas, ya que las tomas pequeñas y frecuentes se toleran mejor que las grandes y más espaciadas. Por último, es importante recordar que los lactantes amamantados deben continuar tomando pecho, y los que tomen biberón pueden seguir usando su fórmula habitual, ofreciendo entre las tomas suero de rehidratación.

¿Cómo hacer frente a la gastroenteritis aguda provocada por rotavirus?

Una infección por rotavirus no se puede prevenir solo con medidas higiénicas porque el virus tiene una elevada capacidad infectante y es muy resistente. De esta forma, las medidas higiénicas habituales, como el lavado de manos o la limpieza con desinfectante que siempre deberían ser practicadas, tienen un impacto limitado en la prevención de la gastroenteritis por rotavirus. Consultando con su médico, este le orientará sobre otras medidas para hacer frente a este virus.

Dado que las gastroenteritis por rotavirus se transmiten fácilmente entre personas, si un niño está infectado, las medidas de higiene deben extremarse durante estos días, en especial el lavado de manos frecuente por parte del paciente y los cuidadores. Algunas de las medidas higiénicas adecuadas para evitar contagios son: lavar muy bien las frutas y verduras crudas y cocinar muy bien la carne y los huevos. Intentar lavar con frecuencia los objetos que el niño manipula y evitar compartir cubiertos, vasos, botellas, etc.

Consulta nuestra guía interactiva de consulta rápida de rotavirus.

Tags relacionados

Volver arriba