Preguntas frecuentes

¿Por qué es necesaria la investigación en animales?

Nuestro principal objetivo es llevar a cabo nuestras investigaciones en la menor cantidad de animales posibles y siempre que podemos utilizamos alternativas a los animales. Sin embargo, todavía hay muchas enfermedades que actualmente no se comprenden cómo actúan y que no se pueden tratar, prevenir o curar.

Los seres humanos son biológicamente muy similares a otros mamíferos, con la mayoría de los órganos realizando funciones similares y controlados por mecanismos comparables (como los sistemas circulatorio y nervioso). Al desarrollar un nuevo medicamento, necesitamos poder ver los efectos del compuesto en un cuerpo vivo. Actualmente, no hay alternativa a la investigación en animales que nos permita estudiar estos procesos y evaluar si un compuesto tiene el potencial de convertirse en un medicamento.

Además, las autoridades reguladoras que aprueban los medicamentos para su uso en humanos requieren que los nuevos compuestos pasen primero por estudios de seguridad en animales. Algunos países incluso requieren pruebas en animales de productos no medicinales para ilustrar los posibles beneficios para la salud, así que llevamos a cabo esta investigación en animales solo cuando es necesario.

¿Cómo puede justificarse la investigación en animales si todavía hay ensayos clínicos que fracasan y medicamentos que causan problemas?

La investigación en animales utilizada junto con métodos no animales es mucho más precisa que cualquier otra opción que tengamos disponible para estudiar los efectos de nuevos medicamentos y vacunas.

Solo alrededor del 11% de los compuestos que se investigan en humanos llegan al mercado como medicamento. Mucho antes de que un compuesto se pruebe en humanos, se ha seleccionado entre cientos de otros basándose en parte de los hallazgos en estudios con animales. Todo el proceso de descubrimiento de fármacos se basa en información de animales y humanos.

Desde la década de 1970, la tasa de retiro de medicamentos debido a efectos secundarios graves ha estado entre el 2 y el 3%. En la mayoría de los casos en que se retira un medicamento, la decisión se toma porque se identifica un efecto secundario poco frecuente después de que el medicamento se use ampliamente por personas con afecciones complejas que a menudo toman muchos medicamentos diferentes. Con efectos secundarios raros, cientos de miles de personas necesitan tratamiento antes de que aparezca la afección. Este es un grupo mucho más grande que el investigado en estudios en animales o humanos.

En medicamentos aprobados, con frecuencia surgen problemas debido al uso inadecuado. Un estudio de 2004 mostró que al menos el 93% de las personas ingresadas en el hospital con una reacción adversa tenían lo que se llama "respuestas tipo A". Estas respuestas son efectos secundarios conocidos que podrían haberse evitado si el medicamento se hubiera tomado de acuerdo con la información de prescripción o si el médico hubiera tenido conocimiento de que el paciente estaba tomando otros medicamentos.

Las reacciones adversas en los ensayos clínicos en humanos definitivamente aumentarían sin estudios previos en animales, ya que se estima que entre el 60 y el 70% de los medicamentos nunca alcanzan la etapa en la que realizamos pruebas en humanos (pruebas clínicas) debido a lo que descubrimos en la fase preclínica (animales o laboratorio).

¿Por qué los investigadores no pueden usar alternativas, por ejemplo a través de ordenadores?

Nuestra política global sobre investigación animal establece que, si hay una manera de obtener la información necesaria sin animales o con menos animales, la usemos. Esto significa que usamos alternativas a la investigación con animales siempre que podemos.

Los animales solo se emplean en el caso en que no hay alternativa, ya sea porque necesitamos observar los efectos de un medicamento o una vacuna en un cuerpo vivo completo o porque las autoridades reguladoras lo requieren.

Acceda a más información sobre nuestros esfuerzos para reemplazar, reducir y refinar los estudios en animales.

¿GSK emplea animales porque es más barato que desarrollar alternativas?

La experimentación con animales no es la opción barata: nuestros animales son alimentados, alojados y atendidos por profesionales cualificados durante toda su vida. Un veterinario también está en el laboratorio o de guardia las 24 horas del día, los siete días de la semana. Las alternativas a los estudios en animales son a menudo considerablemente menos costosas. Empleamos modelos de ensayos sin animales siempre que es posible y aplicamos las 3R para reemplazar, reducir o refinar la investigación en animales.

¿Cuántos animales emplea GSK para sus ensayos?

El número real de animales que usamos depende del número y tipo de estudios que se realizan, por lo tanto, el número de animales utilizados cambia con el tiempo. En 2018, utilizamos aproximadamente 231.000 animales en todo el mundo en nuestras propias instalaciones y en organizaciones asociadas que realizan trabajos en nuestro nombre. Este total representa una tendencia a la baja continua en números. El 98% de los animales utilizados fueron roedores.

¿Qué áreas de investigación emplean animales?

Gran parte de nuestro trabajo en animales es investigación diseñada para ayudarnos a comprender enfermedades específicas y desarrollar posibles medicamentos y vacunas para tratarlas y prevenirlas.

Estudios adicionales examinan la absorción, distribución, metabolismo y excreción de un medicamento o vacuna por parte del cuerpo. También tenemos que llevar a cabo evaluaciones de seguridad en animales para todos los medicamentos con prescripción y vacunas, según lo exijan las autoridades reguladoras. Este trabajo de toxicología debe llevarse a cabo antes de administrar cualquier medicamento o vacuna en ensayos en humanos. Las pruebas de calidad en animales también pueden ser necesarias para las vacunas una vez que estas se aprueban.

Es inusual la investigación en animales para medicamentos sin receta (productos para el cuidado de la salud), ya que los ingredientes tienden a estar bien entendidos para cuando están aprobados para su uso sin receta. No probamos productos no medicinales en animales a menos que exista un requisito legal o reglamentario específico para hacerlo.

¿Qué animales se usan en la investigación y de dónde provienen?

Más del 84% de los animales que utilizamos en nuestra investigación son roedores y conejos. Los peces representan otro 15%. El resto de los animales son hurones, anfibios, cerdos, perros, gatos y primates no humanos.

La mayoría de los animales que utilizamos son criados específicamente para la investigación. Hay excepciones, incluidos algunos peces y anfibios, que obtenemos de fuentes sostenibles. Nunca usamos mascotas o perros callejeros.

¿Qué se hace realmente con los animales?

Lo que le sucede a cualquier animal depende del proyecto de investigación específico. La gran mayoría de los experimentos implican procedimientos menores, como administrar una sustancia y luego tomar muestras de sangre u orina. A veces también medimos los efectos observando cambios en el comportamiento o utilizando técnicas de imagen como rayos X, resonancia magnética o ultrasonido. Algunas veces necesitamos inducir los síntomas de una enfermedad para medir si un medicamento será un tratamiento efectivo. En ese caso, utilizamos anestésicos o medicamentos analgésicos para evitar molestias.

Todos nuestros experimentos con animales deben ser aprobados primero por un comité de revisión ética independiente del grupo científico que realiza el trabajo y, en muchos casos, por la autoridad nacional pertinente.

¿Cómo se cuidan los animales?

Nos ocupamos seriamente de nuestros animales. Esto no es solo un deber moral, sino que también es importante que los animales con los que trabajamos no estén enfermos ni angustiados, ya que esto puede invalidar nuestra investigación.

Nuestros animales son atendidos durante toda su vida por personal cualificado y capacitado. Un veterinario está en el laboratorio o de guardia las 24 horas del día, los siete días de la semana. Los organismos reguladores visitan nuestras instalaciones regularmente, y muchas de estas visitas no se anuncian con antelación.

¿Qué les sucede a los animales después de haberlos empleado durante la investigación?

Como muchos de nuestros experimentos son mínimamente invasivos, como tomar muestras de sangre u orina, a menudo podemos reutilizar estos animales en otros estudios similares, después de la aprobación de nuestro equipo veterinario y las autoridades reguladoras, y si estamos seguros de que el compuesto administrado no ha tenido un efecto duradero.

En muchos experimentos necesitaremos obtener información sobre los efectos de un producto en los tejidos u órganos de un animal. En tales casos, el animal será sacrificado una vez que se complete el estudio.

¿Por qué no se vuelven a alojar a los animales?

Como la mayoría de los animales con los que trabajamos son criados en cautiverio, especialmente para la investigación, no están equipados para sobrevivir en la naturaleza ni están domesticados. Entonces, en la gran mayoría de los casos, no sería justo para los animales volver a alojarlos como mascotas o liberarlos en la naturaleza. Además, existen controles muy estrictos sobre la liberación de animales en la naturaleza.

¿Cómo se regula la investigación animal?

Existen leyes que rigen la realización de estudios con animales. En el Reino Unido, estas regulaciones son responsabilidad del Ministerio del Interior. En Europa, la investigación con animales está bajo la Directiva EU 2010/63 y en los EE. UU. Está cubierta por la Ley de Bienestar Animal.

También tenemos nuestro propio documento de política interna, que describe los principios básicos para el bienestar animal que deben cumplirse. Además, esta política requiere que el trabajo realizado en nuestro nombre cumpla con todas las leyes, normas y reglamentaciones aplicables que rigen el cuidado y el bienestar de los animales.

¿Cómo está abordando GSK las preocupaciones públicas sobre la investigación en animales?

Nuestra política es ser honestos con la investigación en animales, ya que sabemos que es un tema que preocupa a la sociedad.

Es por este motivo que formamos parte del grupo COSCE (Confederación de Sociedades Científicas de España) sobre Investigación con Animales, desde donde se impulsó la publicación asimismo del Documento COSCE sobre el uso de animales en investigación científica.

La información en este sitio web proporciona una visión general de nuestro enfoque para la investigación con animales y cómo aseguramos el bienestar de los animales bajo nuestro cuidado.

¿Cuál es la posición de GSK sobre las organizaciones y activistas por los derechos de los animales?

Apoyamos cualquier preocupación genuina y justificable sobre el bienestar animal que planteen las personas u organizaciones respetuosas con la ley, como la Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals.

Sin embargo, llevamos a cabo un negocio legítimo dentro de lo estipulado por la ley, por lo que es inaceptable que cualquiera de nuestros empleados o sus familias sean intimidados, hostigados o sometidos a actos de violencia.