Cómo investigamos nuevas vacunas

Equilibramos nuestro enfoque en mantener un sólido portafolio con la gestión activa del ciclo de vida de nuestras vacunas existentes, buscando proteger a más personas a través de la ampliación de las indicaciones y haciendo llegar nuestras vacunas a nuevas geografías.

Hemos desarrollado vacunas contra 21 de las 31 enfermedades actualmente prevenibles mediante vacunación para ayudar a proteger a las personas en todas las etapas de su vida. Estamos avanzando en nuestras tecnologías de desarrollo de adyuvantes, diseñados para mejorar la respuesta inmune a las vacunas. Esto es especialmente importante para aquellos que tienden a responder mal a la vacunación, por ejemplo, pacientes inmunocomprometidos y población de edad avanzada.

Los continuos avances en tecnología, combinados con una mayor comprensión de la ciencia y el cuerpo humano implican que ahora podemos explorar (y en el futuro ofrecer) nuevos avances médicos para algunos de los mayores desafíos de salud del mundo.

Nuestras actividades de I+D en materia de vacunas se centran en descubrir y desarrollar vacunas profilácticas y terapéuticas que permitan proteger de distintas enfermedades infecciosas y patologías crónicas. Cada enfermedad tiene sus propias características, y desarrollar una vacuna requiere un enfoque único.

La mayoría de las enfermedades están causadas por patógenos —generalmente virus, bacterias o parásitos— que atacan al sistema inmunitario del organismo. Las vacunas utilizan estos patógenos —o pequeñas partes inactivas de estos— para estimular nuestra inmunidad natural y, de este modo, ofrecernos protección contra la infección.

El desafío al que deben hacer frente nuestros científicos consiste en desarrollar vacunas que incorporen el patógeno, o componente apropiado, que active nuestra propia inmunidad y nos proporcione protección.

Una vez que se ha reconocido el patógeno asociado a una determinada enfermedad, deberá identificarse la parte específica del patógeno capaz de inducir la respuesta inmune que proporcione la protección apropiada. Este tipo de investigaciones las solemos llevar a cabo con instituciones académicas, pues disponen de un profundo conocimiento de la biología y patología de las enfermedades.

Aprovechando las tecnologías de vanguardia

La gama de tecnologías punteras que utilizamos para desarrollar nuevas vacunas nos permite realizar pruebas más rápido, simplificar la producción, reducir costes y atender necesidades médicas no cubiertas. Los adyuvantes, SAM (ARN mensajero autoamplificador), bioconjugados y GMMA (módulos generalizados para antígenos de membrana) son solo algunos ejemplos de la tecnología que utilizamos.

Transformación digital

La mayor comprensión de la biología está impulsando el desarrollo de novedosas vacunas dirigidas. En paralelo, el auge de las tecnologías digitales y el análisis de datos están creando nuevas oportunidades para comprender el efecto de las intervenciones sobre las enfermedades. Estamos construyendo sobre estos avances mediante el uso de la vacunología inversa, el diseño de estudios innovadores y otras técnicas para acelerar el descubrimiento y desarrollo de vacunas. Creemos que estos avances aprovechados de manera efectiva contribuirán a mejorar la salud de los pacientes.

Co-creando las vacunas del futuro

Nuestra inversión en tecnologías innovadoras para la investigación de nuevas vacunas es un verdadero punto de diferenciación y brindará más beneficios en el futuro. Contamos con más de 2.500 científicos en el área de vacunas trabajando en tres centros mundiales de I+D en Bélgica, Italia y Estados Unidos. Esta presencia internacional nos aporta una gran diversidad cultural y de aptitudes, que ayuda a atraer el mejor talento y abre puertas a colaboraciones externas.

Es por eso que tenemos en marcha más de 150 colaboraciones científicas externas en GSK Vacunas, donde se incluyen colaboraciones con compañías de ciencias biológicas, academia, organizaciones benéficas, organizaciones no gubernamentales y muchas más, cada una con el único objetivo de avanzar en la prevención de enfermedades.

Salud Global (Global Health)

Nuestra nueva estrategia de enfoque en la Salud Global tiene como objetivo mejorar el impacto en la salud mundial a través de la I+D para enfermedades infecciosas que afectan a los niños de los países en desarrollo, centrándose en el VIH, la malaria y la tuberculosis (TB).

Estamos descubriendo que la ciencia innovadora y las plataformas descubiertas a través de nuestra I+D en Salud Global pueden amplificarse. Por ejemplo, el adyuvante utilizado en nuestra vacuna contra la malaria ha sido fundamental para el éxito de nuestra vacuna contra el herpes zóster y se está utilizando en nuestra vacuna candidata contra la tuberculosis y en otras vacunas en desarrollo.