Vivir con lupus: la importancia de verse y sentirse bien

El lupus es una patología que afecta a 5 millones de personas en el mundo. A pesar de los avances que se han producido en el diagnóstico y tratamiento de la misma, todavía queda un largo camino por recorrer no sólo en el campo de la investigación, sino también en la concienciación y sensibilización social, pues existe un gran desconocimiento y estigmatización en torno a esta enfermedad que afecta al sistema inmunitario.

Aunque a día de hoy no existe una cura para el lupus, es posible convivir con esta afección y llevar a cabo las actividades cotidianas de forma normal

Aunque actualmente, no existe una cura para el lupus, es posible convivir con esta afección y llevar a cabo las actividades cotidianas de forma normal. Para ello, junto con el tratamiento adecuado, es necesario entender la enfermedad y aprender a descansar y controlar el impacto que esta tiene sobre nuestras emociones y sobre nuestro cuerpo, así como, aceptar la ayuda de la familia y los amigos.

A continuación, te detallamos algunas de las rutinas que pueden mejorar la calidad de vida de las personas que viven con lupus y pueden provocar su bienestar.

Comer bien

A pesar de que cada paciente de lupus se ve afectado de una forma diferente, esta patología suele aumentar el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca o infarto. Por ello, es importante controlar el peso y seguir una alimentación rica en frutas, verduras y cereales integrales, reduciendo la ingesta de grasas. La carne de ave y el pescado son grandes aliados frente al consumo de carne roja. Además, es importante mantener una buena ingesta de calcio.

Practicar ejercicio

Realizar ejercicio moderado de forma regular como andar, montar en bici o nadar, puede resultar muy beneficioso para mejorar el bienestar de las personas con lupus. Hacer deporte permitirá controlar el peso, así como reducir el estrés y mejorar el movimiento de las articulaciones, contribuyendo en última instancia a que se sientan más enérgicos.

Verte bien, sentirte bien

Las personas que padecen lupus pueden sentir que su apariencia física ha cambiado, aunque para el resto de personas esto pase inadvertido. Aun así, es necesario verse bien para poder sentirse bien con uno mismo. Por ello, es importante que los pacientes con lupus tomen precauciones cuando se expongan al sol, ya que puede provocar erupciones cutáneas. Limitar la exposición durante las horas de mayor intensidad y utilizar siempre protector solar son algunas soluciones para prevenirlo. Para disimular las erupciones cutáneas, existen numerosos maquillajes con fórmulas hipoalergénicas y factor de protección solar; eso sí, primero es mejor probarlos en una zona pequeña para ver cómo reacciona la piel.

Otro de los cambios físicos que suelen experimentar las personas con lupus es la pérdida de cabello. Para contrarrestar la caída de cabello, se puede optar por cortes de pelo que den sensación de más volumen. Asimismo, es recomendable evitar utilizar productos capilares que puedan irritar como espumas o tintes y, en la medida de lo posible, no usar el secador.

Dejarse ayudar es de valientes

El lupus plantea enormes retos no solo a nivel físico, sino también a nivel emocional. Padecer lupus implica aprender a convivir con una montaña rusa de emociones, pues un día puedes sentirte bien y al otro sentirte tan cansado que casi no puedes salir de la cama. Estos cambios físicos pueden provocar ansiedad, depresión o incluso afectar a la autoestima. Por ello, es importante dejarse ayudar y compartir los sentimientos con la familia, amigos o pareja.

Contárselo a un médico también puede ser muy positivo, pues probablemente pueda ofrecer un consejo o idea novedoso y de valor.

El lupus puede hacer que en determinados momentos las personas que lo padecen se sientan solas o incluso culpables por pedir ayuda a sus seres queridos, pero no es así

El lupus puede hacer que en determinados momentos las personas que lo padecen se sientan solas o incluso culpables por pedir ayuda a sus seres queridos, pero no es así. Al igual que es muy importante adoptar una actitud positiva frente a la enfermedad e intentar ser fuerte e independiente, también es necesario saber pedir ayuda cuando se necesita.

Recuperar el equilibrio emocional frente al lupus pasa por sacar tiempo para cuidarse y arreglarse, ya que, al verse mejor, se eleva la autoestima y por rodearse del círculo más cercano como la pareja, familia y amigos. Realizar actividades con ellos y una actitud positiva contribuirá a hacer frente a los efectos del lupus a nivel emocional.

Algunas personas con lupus necesitan apoyo adicional: Hablar con expertos o con otros pacientes, además de acceder a los múltiples recursos disponibles en los foros online de asociaciones de pacientes, reforzará positivamente la actitud ante la enfermedad.

Desde GSK, recomendamos a todas las personas que viven con lupus que se apoyen en los profesionales y familiares que les rodean cuando lo necesiten y que adopten una actitud positiva en su día a día para que no olviden que esta patología no los define como personas, sino que es algo con lo que es posible aprender a convivir viéndose y sintiéndose bien.

Tags relacionados

Volver arriba