La solidaridad se tiñe de naranja en los Orange Day

Según la Organización Mundial de la Salud, se estima que más de mil millones de personas en el mundo sufren algún tipo de discapacidad. Esto supone un 15% de la población mundial y está previsto que la cifra aumente debido al envejecimiento de la población y al aumento de la prevalencia de enfermedades crónicas. En España, según los últimos datos disponibles del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, la cifra de personas con algún tipo de discapacidad es superior a 4,5 millones, lo que representa el 9,8% de la población total española.

En los últimos años, son muchos los avances médicos que han permitido mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad y, en consecuencia, han contribuido a favorecer la integración de este sector de la población en diversos entornos como el profesional. En el caso de España, el número de personas con discapacidad en edad laboral es de 1.840.700, de los cuales solo se considera como activos a 647.200, por lo que la tasa de paro tiene todavía una alta incidencia en este grupo social, cifrándose en un 28,60%. Aunque esta cifra se reduce año tras año, es necesario seguir trabajando a favor de la integración real de las personas con discapacidad.

Comprometidos con la integración social y la solidaridad

En GSK estamos comprometidos con la integración social y con fomentar la solidaridad; empezando con hacerlo entre nuestros empleados. Por eso pusimos en marcha la iniciativa Orange Day, un día en el que los trabajadores pueden participar en una actividad de voluntariado. Una propuesta que ha tenido una gran acogida entre nuestro equipo: en 2017, 193 voluntarios participaron en las 10 jornadas de voluntariado en colaboración con distintas asociaciones y fundaciones en distintos puntos de España.

“Aunque en principio vayas con ánimo de ayudar, recibes mucho más de lo que das. Es un regalo ver la integración entre toda la gente que participa en la actividad, viendo que cada persona es única y que entre todos hacemos un mundo mejor”.

Nieves Jiménez, voluntaria de Orange Day

Nieves Jiménez fue una de las voluntarias que participó en el último Orange Day de GSK porque se trataba de “una oportunidad preciosa de compartir con gente con capacidades diferentes una jornada que mereció muchísimo la pena.” Reconoce que animaría a otros empleados a sumarse a este proyecto porque “aunque en principio vayas con ánimo de ayudar, recibes mucho más de lo que das. Es un regalo ver la integración entre toda la gente que participa en la actividad, viendo que cada persona es única y que entre todos hacemos un mundo mejor.”

Solidaridad en familia

Para reforzar nuestro compromiso social con la integración, en 2017 celebramos el primer Family Orange Day, en el que los empleados pudieron participar en las jornadas de voluntariado junto a sus familiares. Se trata de una iniciativa que, además de fomentar la solidaridad entre los empleados, facilita la conciliación entre vida profesional y personal, algo que también se impulsa desde la Compañía.

“Fue una experiencia muy gratificante en lo personal, mi hija disfrutó mucho con la compañía de las personas que trabajan allí, de las que destaco especialmente el cariño que ponen para que la gente que vamos a visitarles estemos en todo momento bien atendidos”.

Francisco Javier Arranz, voluntario de Family Orange Day

Según Francisco Javier Arranz, que participó en el último Family Orange Day, “el poder estar con mi hija de 6 años en estas actividades e iniciarla en el voluntariado es muy importante para mí, ayuda a educar y estimular la ayuda a los demás”. Reconoce que “fue una experiencia muy gratificante en lo personal, mi hija disfrutó mucho con la compañía de las personas que trabajan allí, de las que destaco especialmente el cariño que ponen para que la gente que vamos a visitarles estemos en todo momento bien atendidos.”

“Con el Family Orange Day hemos conocido otras realidades que conviven con nosotros en nuestra sociedad y no siempre tenemos en nuestras mentes; es una manera de tenerlas presentes y defenderlas en nuestros entornos sociales, creando corrientes de opinión de ayuda a la inclusión para estas personas”

Marta Alonso, voluntaria de Family Orange Day

El objetivo de los Family Orange Day es conseguir despertar el lado solidario que todos tenemos y ser capaces de que nuestros empleados lo trasladen a quienes más quieren, a la vez que favorecemos la integración social de las personas con discapacidad. Esta visión la comparte también Marta Alonso, quien, tras participar en este proyecto reconoce que “con el Family Orange Day hemos conocido otras realidades que conviven con nosotros en nuestra sociedad y no siempre tenemos en nuestras mentes; es una manera de tenerlas presentes y defenderlas en nuestros entornos sociales, creando corrientes de opinión de ayuda a la inclusión para estas personas”.

Para Marta, “este tipo de iniciativas, además de ayudar a conciliar la vida laboral con la vida familiar, ya que se realizan en días laborables en que los niños no tienen cole, es una oportunidad muy bonita para pasar un día con nuestros hijos fuera de la rutina y en un ambiente muy positivo y distendido, sin preocupaciones ni prisas”.

Y tú, ¿te animas a ser solidario?

Tags relacionados

Volver arriba