Año nuevo, salud nueva

El año toca a su fin y, como es tradición, es momento de hacer recuento de todo lo bueno y lo malo vivido a lo largo de los últimos doce meses y plantearse nuevos propósitos para 2020: hacer más ejercicio físico, comer saludable, dejar de fumar, controlar el estrés, acudir a las revisiones médicas… y muchos más.

En GSK estamos encantados de recibir el nuevo año y te queremos ayudar a cuidarte. Por ello, hemos recopilado una serie de propósitos saludables que te serán de gran ayuda para mantener una buena salud y bienestar. Y es que, como dice el refrán: año nuevo, salud nueva.

1. Seguir una dieta equilibrada

Después de los posibles excesos cometidos durante las navidades, el inicio del nuevo año es un buen momento para hacer borrón y cuenta nueva y empezar a cuidar un poco más nuestra alimentación. ¿La clave? Seguir un patrón de dieta mediterránea. Esta pauta alimentaria promueve el consumo de aceite de oliva, la reducción del consumo de carnes rojas, los dulces, los huevos, así como de los hidratos de carbono. De esta manera, se opta por consumir más frutas, verduras y grasas monoinsaturadas. También es importante consumir una cantidad notable de fibra, beber dos litros de agua diarios y distribuir nuestra dieta en cinco comidas al día.

Seguir una alimentación sana y equilibrada es la base para prevenir muchas enfermedades. Además, comer más saludable nos ayudará no solo a perder los kilos de más que hayamos podido ganar durante las fiestas de Navidad, sino también a depurar y liberar toxinas de nuestro organismo.

2. Practicar más ejercicio físico

La obesidad es uno de los trastornos que más preocupa a los expertos en nutrición y salud: actualmente, en España un 25% de la población es obesa o tiene problemas de sobrepeso. La mejor forma de prevenir este tipo de trastornos de salud es practicar ejercicio físico regularmente; ya que, además de mejorar nuestra forma física, también nos ayuda a regular la presión arterial, mejorar la resistencia física, incrementar la densidad ósea, así como el tono y la fuerza muscular.

Según la Organización Mundial de la Salud, los adultos de 18 a 64 años deben dedicar como mínimo 150 minutos semanales a la práctica de actividad física de intensidad moderada o bien 75 minutos de actividad física intensa a la semana. Esto no significa que debamos apuntarnos al gimnasio, ya que podemos hacer algo mucho más sencillo como caminar, dar paseos o bien subir las escaleras en vez de optar por los ascensores, ya que estas actividades también activan y hacen trabajar a nuestro organismo. Además, a día de hoy existen muchas aplicaciones móviles y gadgets tecnológicos que nos pueden ayudar a monitorear nuestra actividad física diaria y ver los progresos que estamos consiguiendo.

3. Dejar de fumar

El comienzo de un nuevo año es un momento perfecto para plantarse y encontrar la suficiente fuerza de voluntad para abandonar el tabaco. Aun así, según la American Cancer Society, dejar de lado este hábito puede ser un proceso difícil que toma tiempo.

¿Cómo conseguirlo? Además de retirar del hogar todo lo que esté relacionado con el hecho de fumar (cigarros, ceniceros, mecheros…), beber agua, alimentarse bien, dormir lo suficiente y no consumir alcohol, café ni cualquier otra bebida que se asocie con fumar son algunos de los consejos que apunta esta institución para hacer frente al hábito tabáquico.

A la hora de dejar de fumar es muy importante marcarse una fecha, contar con el apoyo de la familia y los amigos y ponerse en manos de un profesional. Acabar de una vez por todas con este hábito nos ayudará a vivir una vida más saludable.

4. Acudir a las revisiones médicas

La salud siempre debe ser lo primero, de manera que acudir a las revisiones médicas anuales es primordial para comprobar el estado de nuestro cuerpo. Una revisión médica completa puede ser crucial para el diagnóstico de patologías y la prevención de enfermedades de todo tipo.

Además, tener unos conocimientos básicos de salud y contar con los consejos de un profesional médico nos ayudará a seguir unos buenos hábitos saludables y afrontar mejor y más rápido cualquier problema de salud que nos pueda surgir a nosotros o a cualquier persona de nuestro entorno.

Al fin y al cabo, cuidarnos más y prestar más atención a nuestra salud son, sin duda, los mejores propósitos de año nuevo que nos podemos plantear.

¡Feliz y saludable 2020!

Tags relacionados

Volver arriba