Nuestra red de más de 2.000 expertos distribuidos en tres centros de I+D a nivel mundial utilizan nuevas tecnologías para descubrir y desarrollar vacunas que ayuden a prevenir patologías, así como a tratar las afecciones existentes.

Durante décadas, los ensayos clínicos aleatorizados han sido la piedra angular de la ciencia farmacéutica. Sin embargo, en los últimos años ha habido un cambio significativo hacia el análisis de datos y el diseño y realización de estudios clínicos en vida real.

Soy Doctor en Entomología, la ciencia que estudia los insectos, y desde el año 2014 combino esta pasión con la lucha contra la malaria en las instalaciones de I+D de GSK en Tres Cantos, en el centro Diseases of the Developing World (DDW).

Según un estudio sobre salud bucodental elaborado por GSK Consumer Healthcare, un 40% de la población española sufre sensibilidad dental y problemas de encías. Una doble condición que puede comprometer la salud bucodental de quien convive con esta realidad.

Hablamos con Elena González-Blanco, fundadora del Laboratorio de Innovación en Humanidades Digitales (LINHD) y directora general de CoverWallet en Europa, para descubrir cómo una máquina puede adoptar hábitos y actitudes humanas.

La tuberculosis – más conocida como TB – está entre las diez primeras causas de muerte en el mundo. Pero por primera vez en casi 100 años, hemos dado un gran paso para encontrar una potencial vacuna contra esta enfermedad.

Pauline Williams, Jefa de I+D en el área de ‘Global Health’, comparte una perspectiva única sobre lo que es necesario para investigar nuevos tratamientos y cómo hacerlos llegar a pacientes de todo el mundo.

Preguntando a nuestros consumidores qué es lo que realmente les importa y, gracias a sus respuestas, podemos seguir innovando y evolucionando en nuestros productos. Además, no solo aplicamos nuestra ciencia a mejorar los productos en sí mismo; sino también a desarrollar la forma en que se administran.

Tres Cantos Open Lab Foundation ofrece a los mejores científicos y académicos del mundo la oportunidad de seguir sus propios proyectos como parte de un equipo integrado.

Fieles a nuestra misión, hemos firmado una “colaboración exclusiva” sin precedentes en la industria farmacéutica. Se trata de una alianza con 23andMe, una empresa norteamericana basada en el almacenamiento de perfiles genéticos.

Hay dos papeles que juego en mi vida: el de científica y el de madre. Mi hija, que tenía dos meses cuando empecé a trabajar en GSK, tiene ahora 17 años. En mi papel como investigadora para combatir la malaria, el de madre me permite empatizar con las madres que se han visto afectadas por esta terrible enfermedad.

Fue a principios de los años 90 cuando la realidad virtual surgió en el ámbito de los videojuegos y del entretenimiento. Desde entonces y, gracias a sus infinitas posibilidades de aplicación, esta tecnología se ha extendido por diferentes campos: desde la inmobiliaria, pasando por el comercio o la salud.

Pensamos en el futuro, y por ello nos hemos embarcado en una ambiciosa estrategia a largo plazo, tanto en nuestra organización GMS como en la de Investigación y Desarrollo (I+D), para explorar cómo serán los medicamentos y los productos para el cuidado de la salud para el consumidor del futuro y cómo desarrollarlos.

Hace tan solo 30 años, se creía que la tuberculosis (TB) estaba bajo control. Sin embargo, desde la década de 1980, el mundo ha visto un resurgimiento de esta enfermedad con alrededor de 9 millones de casos al año, predominantemente en países en vías de desarrollo.

Con el objetivo de mejorar la comunicación entre los profesionales sanitarios y sus pacientes, el proyecto VAC Talks proporciona a los profesionales una excelente herramienta de formación en comunicación para saber cómo abordar con ellos cuestiones diversas sobre las vacunas.

Fundado en 1991 para investigar y desarrollar nuevos fármacos para combatir enfermedades infecciosas, el campus de investigación de GSK en Tres Cantos se convirtió 10 años más tarde en el Diseases of the Developing World (DDW), que a día de hoy está centrado en la investigación de nuevos tratamientos para la malaria y la tuberculosis

La colaboración entre GSK y un grupo de científicos de los Institutos Nacionales del Cáncer de EEUU, hizo posible que en 1986 se presentaran los primeros resultados positivos de un ensayo clínico de pacientes con SIDA que recibieron tratamiento con el primer antirretroviral.

Comprobar la efectividad de un fármaco en condiciones cotidianas de la práctica clínica habitual ya es posible. GSK ha desarrollado una metodología de ensayo clínico innovadora que nos permite ir un paso más allá y conocer el impacto del tratamiento en condiciones habituales de la práctica clínica: el ensayo de efectividad Salford.

Menos de cinco minutos. Es el tiempo que puede tardar un médico en ponernos una vacuna. Sin embargo, su proceso de fabricación puede durar desde meses hasta años. Se trata, pues, de un largo viaje donde participan una infinidad de investigadores y profesionales sanitarios.

Según las Naciones Unidas, cualquier inversión en Investigación y Desarrollo (I+D) de un país, contribuye al impulso de la innovación de ese territorio.

Volver arriba