La historia del primer antirretroviral contra el VIH

En el año 1964, el científico a estadounidense Jerome Phillip Horwitz, sintetizó por primera vez la molécula de AZT gracias una subvención del US National Institutes of Health (NIH). El AZT o zidovudina, fue originalmente ideado para tratar el cáncer, pero se descartó después de no haber conseguido los objetivos terapéuticos que perseguía

En el año 1981, se describieron los primeros casos de SIDA en Estados Unidos. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) tras la detección de 5 raros casos de neumonía por 'Pneumocystis carinii' en hombres jóvenes en Los Ángeles, levantaron las primeras sospechas y desataron todas las alarmas de la comunidad médica.

Fue en 1983, cuando se identificó por primera vez el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) como causa directa de la infección (Robert Gallo y Luc Montagnier). Este descubrimiento provocó que años después científicos de la compañía Burroughs Wellcome (actual GSK) consiguieran uno de los avances más importantes de la historia de la medicina y rescataran lo que más tarde se convertiría en el primer tratamiento contra el VIH: el AZT. La colaboración entre GSK y un grupo de científicos de los Institutos Nacionales del Cáncer de EEUU, hizo posible que en 1986 se presentaran los primeros resultados positivos de un ensayo clínico de pacientes con SIDA que recibieron tratamiento con el primer antirretroviral. Su actividad anti-VIH, lograba inhibir una enzima conocida como “transcriptasa inversa”, lo que suponía en aquel entonces frenar la replicación del virus.

Para entonces, 85 países del mundo habían informado sobre la existencia de casos de SIDA a la Organización Mundial de la Salud (OMS), con EEUU en cabeza con más de 42.000 casos registrados.

Tan solo cuatro años después del descubrimiento del virus, en 1987, el AZT fue aprobado de manera extraordinaria por la agencia reguladora estadounidense, la FDA, convirtiéndose así en la primera terapia antirretroviral contra el VIH que consiguió parar las consecuencias devastadoras del virus en distintas partes del mundo.

A partir de entonces, la sensibilización de la sociedad y la concienciación pública sobre la infección del VIH comenzó a ser prioritaria, produciéndose así en 1988 la primera campaña educativa del VIH y del uso del preservativo en España bajo el lema “Sí da, no da”. Igualmente, en 1988, la OMS estableció el 1 de diciembre como el Día Mundial en la lucha contra el SIDA, atribuyendo al lazo rojo la simbología de esta enfermedad y en 1989 se fundó la primera sociedad científica para la investigación y divulgación del VIH: la Sociedad Española Interdisciplinaria del Sida.

Otro punto de inflexión en el curso de la epidemia, que marcó un antes y un después, fue la llegada del tratamiento antirretroviral de gran actividad (TARGA) en 1996, basado en la combinación de tres fármacos. La Conferencia Internacional sobre el SIDA de Vancouver marcó el inicio de una era decisiva en la mejora de la terapia antirretroviral.

30 años después, la lucha continúa

Hace 30 años, GSK dio los primeros pasos en la lucha contra el VIH, a fin de desarrollar un tratamiento que lograse estabilizar y evitar la propagación del virus. Hoy es ViiV Healhcare (joint venture de GSK, Pfizer y Shionogi), fundada en 2009, quien, como única compañía farmacéutica del mundo 100% especializada en VIH, se ocupa del desarrollo de avances en el tratamiento y cuidado de personas que conviven con VIH. ViiV Healthcare ha comercializado dolutegravir, inhibidor de la integrasa de segunda generación y está investigando actualmente en estrategias de 2DR, regímenes de dos fármacos como opción innovadora de tratamiento para personas que viven con VIH. “Nos enorgullece haber iniciado la senda de la innovación en VIH, pero la lucha por acabar con este virus no se queda aquí. La innovación responsable centrada en el paciente forma parte de nuestra misión y compromiso para ofrecer avances en el tratamiento y calidad de vida de las personas que viven con VIH”, asegura Ricardo Moreno, Director General de ViiV Healthcare España y Portugal.

“Nos enorgullece haber iniciado la senda de la innovación en VIH, pero la lucha por acabar con este virus no se queda aquí”

En la actualidad, el VIH continúa siendo un virus sin cura definitiva y la comunidad científica continúa avanzando en la búsqueda para erradicar la epidemia. Prueba de ello fue la reunión “30 años innovando juntos”, en la que participaron más de 150 especialistas nacionales y que se celebró el pasado diciembre en el marco del IX Congreso Nacional de GeSIDA, conmemorando el 30 aniversario del AZT.

Se trata de un camino complejo de largo recorrido en el que ViiV Healthcare quiere seguir presente mediante la innovación, siempre buscando soluciones que mejoren el cuidado integral y la calidad de vida de las personas que conviven con VIH.

 

Tags relacionados

Volver arriba